Vida sana

¿Cómo lograr una vida sana? No hace falta esperar a que el cuerpo nos de señales de alerta para aprender a cuidarlo, ni tampoco es tan difícil como parece. Aquí las claves para prevenir enfermedades y malestares haciendo ejercicio, comiendo bien y relajándose. Vida sana Hacer ejercicio

El cansancio, la rutina y las presiones terminan por agotar las fuerzas, apareciendo un sedentarismo muy marcado en las personas. Sin embargo, no hacer actividad física puede traer serios problemas como hipertensión arterial, diabetes, aumento del colesterol, entre otras. Muchas de aquellas pueden derivar en la muerte, como por ejemplo ocasionando un infarto.

Entonces, ¿cómo prevenir estos posibles daños a la salud? Caminar, correr, andar en bicicleta, realizar deporte, tomar clases de baile o aerobics. Está demostrado que realizar actividad física habitualmente, mejora la autoestima, disminuye la depresión, descontractura tensiones y mejora el sueño. Además se está más predispuesto al trabajo y se es más eficiente. 

Comer sano

La misma rutina que agota, es a veces la que quita tiempo para alimentarse correctamente. Si estudias, y sólo quieres dormir cinco minutos para tomar un litro más de café y seguir leyendo tus apuntes; si eres profesional, y tienes muchas obligaciones laborales; o si eres madre, y no tienes un minuto para parar y comer como es debido… se cae inevitablemente en los hábitos de la mala alimentación.

¿Qué problemas trae estar mal alimentado? Obesidad, la cual genera falta de seguridad y el impedimento de hacer actividad física; dolor de espalda y articulaciones, los cuales impiden llevar a cabo correctamente las actividades diarias; malestares emocionales, los cuales pueden llegar a la depresión. Por último el cansancio, la pesadez, consecuencia inevitable de no administrarle al cuerpo las vitaminas y minerales que necesita para estar en estado óptimo.

¿Qué soluciones existen? Primero que todo… a cambiar los hábitos! Evita grasas que no necesita el organismo (por ejemplo, cambia la mayonesa por la palta), no abuses del aceite, come fibras, haz las verduras al vapor, combina alimentos que hacen un mejor efecto en el organismo juntos que separados (por ejemplo las espinacas con remolacha). Si algunos alimentos no te gustan, puedes hacerlos licuados y mezclarlos con otros que le proporcionen un sabor más agradable. En cuanto a las carnes, algunas son más sanas que otras: primero el pollo y el pavo, luego el cuadril, luego algunos fiambres y por último los fiambres procesados. Lo más importante: toma mucha agua durante todo el día, para limpiarte y estar bien hidratado. 

Esta comprobado que una alimentación sana te ayuda a mejorar el funcionamiento del cerebro como la concentración y la memoria. Te sientes más seguro de ti mismo con tu cuerpo, tienes más fuerzas para realizar actividades y ejercicio. Además disminuye las posibilidades de enfermedades cardíacas entre otras y acelera el metabolismo.

Relajarse

Siempre se debe apartar un momento para descansar bien, pero además de dormir plácidamente, se puede optar por algunos métodos alternativos para lograr la paz total del cuerpo y la mente. Algunas técnicas son: Yoga, Reiki, meditación, o tan sólo escuchar música relajante.