Una sonrisa perfecta

Según diversas investigaciones se conoce que reír o sonreír con frecuencia disminuye el estrés y alarga la vida. Pero para tener una sonrisa perfecta y evitar las enfermedades dentales que pueden dañarla, se deben tener en cuenta algunos consejos. Por eso, a continuación se enumeran los secretos más importantes para mantener una buena higiene bucal y conseguir una sonrisa perfecta. Una sonrisa perfecta Cepillar los dientes

Es imprescindible contar con un cepillo de dientes de calidad, el cual debe ser renovado cuando sus cerdas comiencen a desgastarse o doblarse, o bien debe desecharse pasados los tres meses de comenzada su utilización. 

El cepillo requiere de sus cuidados, debiendo se enjuagado con delicadeza y agua tibia luego de cada uso, lo que servirá para eliminar los residuos que pueda contener y evitar que se contamine. Es importante no utilizar para su higienización soluciones desinfectantes, enjuagues bucales, jabón, ni cualquier tipo de producto de limpieza, ya que pueden ser tóxicos para el organismo o inadecuados para tal fin. 

Es necesario contar con una pasta de dientes o dentífrico acorde a las necesidades bucales de cada uno, que pueden ser con abundancia de fluoruro, para blanquedo, para dientes sensibles o con gingivitis, con agentes anti placa dental, entre otros.  

Debe ser guardado con las  hebras hacia arriba para evitar que se humedezca o contamine con otras sustancias. Además el cepillo no tiene que tener contacto con las cerdas de otros cepillos, ni debe compartirse con ninguna otra persona.

La frecuencia de la utilización del cepillo debe ser al menos dos veces al día luego de las comidas principales, siendo el proceso más efectivo si también se utiliza al levantarse y antes de irse a dormir. 

En cuanto al procedimiento de limpieza de los dientes, debe llevarse a cabo cuidadosamente, pasando el cepillo por los incisivos, caninos, premolares y molares, cuidando de limpiar la parte trasera de todos, que suele dejarse olvidada por no estar a la vista. 

Si la dentadura no está entera o se utiliza una prótesis completa o parcial, se deben cepillar las encías suavemente con un cepillo especial. Además se recomienda enjuagar la boca con agua tibia, en especial si se tiene sensibilidad.

Hilo dental 

La higiene bucal siempre debe estar acompañada por la utilización de un hilo dental de calidad, que tiene que ser aplicado a diario y al menos una vez al día.

La necesidad de su uso radica en que entre los dientes es donde queda la comida atascada por más tiempo, ya que los cepillos regularmente no alcanzan a cumplir la función de eliminar los residuos de la alimentación que quedan allí. Por eso, luego del cepillado se debe emplear entre cada diente el uso del hilo dental, que evitará que las bacterias y las caries proliferen en aquellos lugares.

Enjuague bucal

Luego de que los dientes sean cepillados y de que se utilice el hilo dental, si se desea se puede utilizar un complemento más para la salud bucal, el enjuague bucal. Éste suele ayudar a combatir el mal aliento en la boca, especialmente en la mañana; a su vez sus variadas fórmulas permiten prevenir las caries o el sarro, u optimizar la calcificación de los dientes. 

Es especialmente recomendado para mantener la limpieza bucal cuando uno está de viaje o en un día laboral con gran carga horaria, donde no se puede hacer uso del cepillo de dientes ni del hilo dental.