Solarium: descanso y belleza

Los solarium son un espacio perfecto para descansar y relajarnos pudiendo pasar un tiempo dedicados a nuestro embellecimiento, así como también al cuidado de nuestro ser, por lo que sin importar las estaciones climáticas lograremos también tener un color de piel envidiable. Solarium: descanso y belleza

La búsqueda de un color dorado o medio tostado en la piel, como producto del sol, es un entretenimiento que para muchas personas se ha convertido en una verdadera fascinación y otras lo han convertido en una práctica deportiva con regularidad e intensidad planeadas. 

Pero esta práctica tiene limitaciones, como son las estaciones climáticas que impiden poder llevar a cabo el propósito de “dorarse” bajo el sol o las personas no tienen ni el tiempo ni a su disposición lugares para poder tomar el sol, por lo que se crearon los solarium. Esta necesidad o deseo de estar “dorados” fue la que impulsó la creación de este tipo de lugares e impulsó su popularización, al punto que hoy en día son muy apetecidos y bastante comunes en las principales ciudades del mundo.

También ha contribuido a su propagación la cultura del cuerpo bello, entendiéndose el canon de belleza, con características exteriores únicamente, pero en las que se incluye como un factor de valoración favorable y sensual, el hecho de tener el color de la piel “dorado”, lo que los ha convertido en un lugar que fascina a las mujeres. Pero no son exclusivos de las mujeres, puesto que cada vez más y con mayor naturalidad, los hombres que también están en la cultura del cuerpo bello, acuden a estos lugares con el fin de obtener el preciado color dorado, por lo que ya se considera común encontrarlos en los solarium.

Este es un invento posible gracias a los avances tecnológicos, puesto que el color “dorado” en la piel, ya dejó de ser una opción únicamente para el verano, mientras que en las otras estaciones tenían que conformarse con un color de piel mucho más pálido y ni qué decir del color de piel durante el invierno. 

En los solárium se duplican los rayos del sol por medio de tubos eléctricos, que reproducen los rayos ultravioletas, que son en resumidas, los responsables de ese apetecido color dorado.

Hay que tener presente, que los solarium, son una fuente de exposición directa a rayos ultravioletas que pueden llegar a producir cáncer en la piel, si se produce una sobre exposición a ellos. Por lo mismo, es que las visitas a los solarium, deben ser más bien, restringidas y la exposición del cuerpo dentro de un solarium, no debe ser superior a 30 minutos, en los que la persona se encuentra relajadamente acostad de espaldas, por lo que pueden incluso dormirse. Se sugiere de todos modos, visitar a un dermatólogo antes y durante el tiempo de asistencia a las sesiones como prevención.