Programas de ocio y salud en los ancianos

Los ancianos o personas mayores necesitan tantas actividades como los niños o los jóvenes, teniendo como única diferencia los tiempos y los cuidados que el cuerpo de una persona mayor permite una actividad, así como también limitando su intensidad, pero el ocio es tan importante como en cualquier momento de la vida. Programas de ocio y salud en los ancianos

Los ancianos o personas mayores, también requieren actividades de ocio que les ayuden a mantener unos niveles de salud adecuadamente sanos par su edad y para estimularlos en otras actividades. En la agitación de la vida moderna, los ancianos que viven con la familia, tienen poca actividad y es común que los miembros de la familia no dispongan del tiempo para dedicarles, por lo que en algunos países se han creado algunos programas de ocio para las personas de la tercera edad. 

Esta preocupación, que ya es de responsabilidad pública, ha crecido en la medida en que mayor cantidad de personas llegan a esa edad con bastante buena salud, gracias en parte a los avances tecnológicos y en la investigación médica. Tan es así que la edad promedio de esperanza de vida hace 30 años era menor que la que existe en la actualidad.

En el caso de España, por ejemplo, el IMSERSO, Instituto de Mayores y Servicios Sociales, dependiente del Ministerio de Sanidad y Política Social, ha organizado dos programas que facilitan y  dan espacio a las personas mayores para participar en actividades de ocio y también a programas de salud.

El Programa de vacaciones para personas mayores que está destinado a las personas mayores, por supuesto, para que puedan tener un proceso de envejecimiento activo, para lo cual se organiza cierto tipo de viajes cuyo propósito es que las personas que asistan pueden disfrutar de unas agradables vacaciones. Las modalidades más comunes son:

  • Estancias en zonas costeras para descanso y relax.
  • Viajes de carácter cultural para adentrarse en la historia y el arte de España.
  • Turismo de Naturaleza con rutas por parajes pintorescos.
  • Intercambio con otros países.

La segunda de estas actividades es el Programa de Termalismo Social que consiste en procurar facilidades para que las personas mayores, que por prescripción médica deben acceder a tratamientos en balnearios, puedan obtenerlos a precios económicos.  

Las actividades deportivas aportan de manera indiscutible beneficios en cualquier etapa de la vida y para las personas mayores, estos resultados benéficos aumentan, ya que algunas dolencias pueden ser combatidas y suavizados sus dolores a través del ejercicio físico. 

Es claro que las actividades deportivas están condicionadas para esa edad y son supervisadas por personal profesional, pero así como a los niños les beneficie la actividad física, para las personas mayores también les aporta estimulación física, claro está, estimulación mental y adicionalmente la capacidad de sentirse mejor ante ese reto, además de compartir y socializar con personas que están en condiciones similares a las de ellos, con las que además se comparten actividades de carácter puramente social.