Patrón de evaluación: sueño y descanso

Siempre es bueno evaluar la calidad de descanso que realizamos, esto nos permitirá mejorar las condiciones de nuestro descanso, es por esto que la aplicación de la evaluación del patrón sueño/descanso es un sistema que describe la capacidad de cada persona para lograr conciliar el sueño, y de esta manera poder descansar y relajarnos. Patrón de evaluación: sueño y descanso

El patrón para la evaluación del patrón sueño/descanso es un sistema que describe la capacidad de cada persona para conciliar el sueño, para descansar o relajarse a través de un seguimiento de 24 horas continuas. También están incluidas las percepciones respecto a la cantidad y a la calidad del sueño y del descanso, lo mismo que una evaluación de la percepción del nivel de energía durante el día. 

Esta evaluación se lleva a cabo con el fin de poder intervenir eficazmente, en el caso en los que la persona presenta una disfunción que primero hay que determinar, de acuerdo a las manifestaciones que se presenten, ya sea para conciliar el sueño, sueño que se interrumpe, despertar súbito, somnolencia en exceso, cansancio permanente o falta de energía para llevar a cabo las actividades diarias en el día. Sin embargo, debe hacerse la salvedad en aquellos casos por los que por trastornos de carácter cognitivo se manifiestan alteraciones en la percepción. 

También en el acso del insomnio es fundamental determinar si es puntual o crónico o si hay una historia previa a la consulta, porque esta información permitirá al especialista adoptar una estrategia más precisa para resolver la alteración. También es un requisito para definir los indicadores de valoración, las necesidades personales diarias de sueño, las actividades adicionales de descanso, las preocupaciones del paciente y su capacidad para poner en práctica sencillas técnicas de relajación.

Para una mejor funcionalidad del patrón sueño/descanso es importante precisar las posibles causas que podrían afectarlo. La preocupación del paciente aparece cuando no alcanza un patrón de sueño ideal o le es imposible disfrutar de cierto descanso y relax. La precisa determinación de estos factores favorecerá el adecuado diagnóstico y el trazado de un plan terapéutico que evite el peligro de la iatrogenia. Además de los factores ya expuestos, los recursos del ambiente también son influyentes para la evaluación.

Las condiciones mínimas para alcanzar un saludable patrón de sueño/descanso serían:

  • Que el espacio físico tenga una agradable temperatura de ambiente, que sea ventilado y libre de ruidos.
  • Que haya tiempo suficiente disponible para dedicar al sueño y al descanso diurno.
  • Que los recursos físicos, tales como el mobiliario, sean cómodos para favorecer el sueño.
  • Que se pueda acomodar a las exigencias laborales, tales como los turnos o los viaje de trabajo.
  • Que las costumbres socioculturales, tales como los horarios de comidas, de irse a dormir, siesta o descansos de cualquier índole no se alteren.