Mesas, sillones y camillas para masajes

En el mundo moderno hay una gran demanda de masajistas, es tanto el estrés que nuestro organismo se reciente y hay que recurrir a este tipo de actividades, por lo que también todo los muebles y equipos necesarios para esta actividad abundan en el mundo, solo hay que saber elegir el mejor acorde a nuestras necesidades. Mesas, sillones y camillas para masajes

La aceleración del mundo moderno ha incrementado, no solamente los horarios de trabajo, más allá de las legislaciones existentes en los países, y la globalización, unido a los avances que han alcanzado las tecnologías modernas como el internet, ha ocasionado en las personas que se mantienen laboralmente activas que sufran del mal del siglo, que es el estrés y de un aumento notorio de las tensiones por causa de estos cambios. Estas tensiones permanentes, va produciendo también tensiones musculares y dolores de espalda, que en ocasiones pueden llegar a ser incapacitantes para la persona aquejada en extremo de estas tensiones.

Como respuesta a esto, se han extendido hasta convertirse en una actividad muy común, las técnicas de masajes corporales, que ayudan a eliminar los “nudos” que los músculos llegan a formar en algunas partes del cuerpo y a mitigar los desagradables dolores de espalda que sufren las personas en actividad laboral. Uno de los remedios frecuentes es la utilización de sillones reclinables, algunos de las cuales ofrecen la posibilidad de dar calor en la espalda y en los muslos, siendo graduada la intensidad y la temperatura por la persona; pero también los hay, que dan un ligero masaje, mediante una vibración permanente, que provoca una sensación de alivio y relajación en la persona.

Para quienes definitivamente no pueden tener este tipo de sillones terapéuticos, entonces existe la opción de la aplicación de masajes, que además tiene efectos psicológicos benéficos, que aún son tema de debate entre los médicos, puesto que hay posiciones encontradas al respecto. Para esto existen técnicas precisas, por lo que es recomendable que la persona que lo aplique, sea una profesional en esta área. 

El lugar más aconsejable son unas mesas especialmente diseñadas para la comodidad tanto de la persona que recibe el masaje, como de la persona que lo hace y en caso de que quien lo necesite no pueda desplazarse al sitio donde se realizan los masajes y deba solicitar el servicio a domicilio, existen camillas plegables especialmente diseñadas para esta labor. 

En el mercado  y en casi todos los países, hay varias fábricas que las producen, pero en general deben ser livianas y fáciles de transportar; algunas traen el cabezal ya hecho o el espacio para que la persona coloque la cabeza, pero otras traen un accesorio que permite que este cabezal sea colocado en cualquiera de los extremos de la camilla, con altura graduable para facilidad del profesional, con tensores de acero que garanticen la estabilidad y seguridad en el uso.