Medicina evaluadora del descanso

Un ser humano debería destinar el 33% del tiempo al descanso, siendo la única manera de poder garantizar recuperar a través de esta importante actividad reponer la energía necesaria para que podamos rendir en nuestras obligaciones cotidianas. Medicina evaluadora del descanso

Dada la preocupación generalizada por la incapacidad de encontrar espacio, lugares, formas y condiciones para descansar, muchos de los profesionales de la salud, han encontrado características que pueden y deben tomarse en cuenta, con el propósito de hacer una evaluación del descanso de un individuo, no solamente para saber si descansa o no, sino para evaluar las condiciones y la calidad de este descanso.

El 33% del tiempo de un ser humano en el día debería estar destinado al descanso, con las implicaciones intelectuales y musculares que implica esta importante actividad. El solo hecho de estar despierto es una actividad, en la que se presentan  movimientos intelectuales, físicos y emocionales. 

El descanso total y por lo tanto ideal solo se obtiene cuando el ser humano está dormido y por lo tanto es trascendental la búsqueda de la optimización del tiempo y las condiciones para obtenerlo. Las horas que se consumen en el sueño pueden variar por la edad y por la actividad física que se desarrolle, pero en términos generales el promedio de horas que debe dormir una persona está entre cinco a nueve horas por día.

Mientras la persona está dormida, los ritmos de la frecuencia cardíaca y de la respiración disminuyen en intensidad, la actividad muscular es prácticamente ninguna y el cerebro hace su tarea, pero está en un nivel lento de actividad, por lo que todo el ser humano está en descanso, por eso deben cuidarse las condiciones para obtenerlo.

  • Se recomienda dormir con las ventanas abiertas para disponer de suficiente oxígeno y ventilación, obviamente mientras el clima lo permita.
  • Es inconveniente dormir con  plantas en las habitaciones, ya que ellas disminuyen las concentraciones de oxígeno.
  • Tampoco se aconseja dormir con mascotas en las habitaciones por la misma razón de las plantas.
  • No debe sobrepasarse en la cantidad de horas que se duerme; solo debe dormirse el tiempo suficiente para reponer las energías consumidas en la jornada diaria.
  • Hay otras formas de descansar, simplemente haciendo cualquier otra actividad diferente a la del trabajo que se desarrolla habitualmente, como leer un buen libro o una revista, escuchar música o cocinar.
  • La actitud frente a la vida es fundamental: estar optimista, de buen humor, evitando mantenerse en los recuerdos dolorosos y tristes de la vida, ayudarán mucho.
  • Alejarse de las situaciones de conflicto y enfrentamiento, sobre todo cuando se dan por nimiedades.
  • Intentar mantener un estado mental positivo.
  • Evitar el consumo de comidas pesadas y muy condimentadas a la hora de dormir.
  • No consumir bebidas alcohólicas o estimulantes.

Estas simples recomendaciones contribuirán a tener un descanso tranquilo y placentero.