Los trastornos del sueño en los niños

En el mundo los trastornos de sueño corresponden a padecimientos modernos que buscan ser tratados desde la misma ciencia, pero que es necesario prestarles atención ya que en un niño deben ser mirados detenidamente, porque pueden acompañarlos de por vida generándoles problemas realmente muy grandes en sus vidas. Los trastornos del sueño en los niños

Los trastornos del sueño más frecuentes en los niños son los siguientes:

  • El sonambulismo que se presenta habitualmente entre los 4 y los 8 años de edad y desaparece espontáneamente al llegar a la adolescencia, consiste en que el niño se levanta de la cama, dormido y realiza actividades como caminar, que es lo más común.
  • El bruxismo que consiste en rozar con fuerza o rechinar los dientes durante el sueño; antes se decía que era por la presencia de parásitos intestinales, pero hoy en día se sabe que se produce por angustia y nerviosismo del menor. Debe consultarse el odontólogo para evitar el daño de las piezas dentales.
  • La somniloquia, que consiste en hablar mientras se está dormido, que no conlleva ningún problema o inconveniente médico.
  • La narcolepsia, que es una somnolencia en exceso que lo lleva a dormir muchas siestas de corta duración, máximo 15 minutos, que puede presentarse acompañada de cataplexia, que es la pérdida súbita de fuerza en piernas y brazos. Se presenta generalmente cerca de los 14 años.
  • Los terrores nocturnos, que consiste que en la primera parte del sueño el niño se despierta llorando, sudando, en estado de agitación y no puede recordar lo que le ha causado ese malestar. Normalmente desaparece espontáneamente en la adolescencia.
  • Las pesadillas, que son sueños con experiencias que causan miedo y casi siempre despiertan a quien las sufre, estando consciente de tal manera que puede relatar lo soñado. Son frecuentes en niños de 3 a 6 años y ocurren en las últimas horas de sueño.
  • Las apneas, que de acuerdo a los estudios científicos recientes, el 12% de la población infantil en edad escolar ronca, lo que no es grave, hasta que se presenta la apnea que es la suspensión de la respiración en el momento del ronquido. Si esto se prolonga deja de llegar una adecuada oxigenación, ocasionando trastornos al corazón y al cerebro.

Estos síntomas pueden presentarse de manera individual o dos a la vez, lo que cuasa que a la mañana siguiente le niño se despierte con un manifiesto estado de cansancio, o una hiperactividad fuera de lo común, dolor de cabeza, falta de concentración, somnolencia y dolor de garganta si se ronca o se habla dormido.

La importancia de prestarle atención a los trastornos de sueño de los niños, es que se asegura que los niños que los sufren, tienen más probabilidad de llegar a ser adolescentes problema y en la adultez sufrir de los mismos problemas.