Los niños necesitan descansar

Un ser humano, desde que nace necesita de las diferentes actividades y del entretenimiento para vivir,teniendo diferentes prioridades a lo largo de la vida, por ejemplo en los niños el movimiento es fundamental, por lo que la interacción en el entretenimiento hará que el placer por cualquier actividad se incremente. Los niños necesitan descansar

Los niños necesitan del descanso, pero también de la actividad y la importancia de ella, se puede apreciar desde que son bebés recién nacidos.

Mediante la actividad, el bebé se expresa y se relaciona con el medio ambiente a través del movimiento; la actividad también le permitirá conocer el entorno, a sí mismo, sus posibilidades y sus límites y aun cuando los momentos de actividad son reducidos en comparación con las horas de sueño, mientras está en vigilia y se llevan a cabo las actividades como bañarlo, alimentarlo y cambiarle los pañales, le permite construir y fortalecer  una relación afectiva con los adultos, por lo que es importante que estas actividades sean placenteras y no se conviertan en situaciones desagradables. En la medida que aumentan los tiempos de vigilia, crecen las actividades de juego, por lo general.

El tiempo de descanso es fundamental y necesario porque restablece el equilibrio, repone las energías gastadas, restablece el nivel de los nutrientes, favoreciendo un tiempo de distensión muscular y psíquica. Obviamente la actividad óptima para el descanso de los niños, es el sueño.

Mientras tanto, el sueño es el estado del organismo en el que se inhiben todas las funciones que lo mantiene n en relación con el mundo exterior, generándose un estado ideal de relajación muscular, casi total. Al producirse la detención de la actividad física muscular, los órganos disminuyen el ritmo de su funcionamiento y por lo tanto, logran la necesaria recuperación.

Cuando no existe un adecuado equilibrio entre los tiempos de actividad y los tiempos de descanso, se presenta en los niños un estado de fatiga, que se caracteriza básicamente por un desequilibrio entre los dos niveles: descanso y actividad. Este desequilibrio trae consecuencias en los procesos de aprendizaje, en su maduración sicosocial y disminuye los niveles de defensas del sistema inmunológico, lo que afecta su desarrollo adecuado.

Teniendo en cuenta que las actividades son básicas para el desarrollo de los niños, más allá de lo lúdicas que sean, he aquí algunas sugerencias de actividades físicas:

  • Actividades o juegos de movimiento que tengan la acción global del cuerpo, como el salto.
  • Actividades de conocimiento y observación de la realidad, que impliquen básicamente una actividad de pensamiento.
  • Actividades de lenguaje.
  • Juegos de manipulación y exploración.
  • Juego simbólico o de imitación o representación de la realidad.
  • Actividades musicales.
  • Salidas o excursiones para conocer el entorno.
  • Celebración de fiestas populares.