Los fármacos y su peligro

Los problemas emocionales, así como también el estrés podría ocasionar que las personas se enfrenten a situaciones difíciles de sobre llevar, por lo que equivocadamente recurren a los fármacos, y es que la angustia suelen llevar a las personas a perdidas de sueño, las cuales inmediatamente buscan como dormir, y de este círculo vicio es muy difícil salir. Los fármacos y su peligro

Muchas de las situaciones que deben enfrentar los seres humanos durante su vida, puede producirles ansiedad, estrés, angustia y en ocasiones más delicadas, tal estado de temor, que puede ocasionarles alteraciones en su vida normal, de las que, la más común, es la dificultad para descansar y para dormir. Muchos suelen auto medicarse con algún somnífero de venta libre, sin conocer los peligros latentes que puede generarse del consumo de este tipo de fármacos y los más sensatos acuden al servicio médico para analizar su situación particular con el médico y puede que si tienen suerte y el médico tiene disposición, les ayude a indagar con más precisión los posibles motivos de este trastorno, antes de formular un sedante de uso común. 

Las situaciones que normalmente producen estos estados emocionales alterados pueden ser: el cambio de estado civil, pasar de soltero a casado o de casado a viudo o separado; el cambio de trabajo es de los que más estrés provoca, ya que la persona que se estrena en una empresa debe mantenerse alerta en los primeros meses para conocer, desarrollar y dominar las actividades para las cuales fue contratado y para conocer y adaptarse a las costumbres de la propia cultura organizacional; la pérdida del empleo y su consecuente cadena de preocupaciones ante la inseguridad del futuro; el cambio de lugar de residencia con las mudanzas y la organización de un nuevo lugar y más, si éste implica cambio de ciudad y de país, mucho más estrés provoca; la ruptura de una relación afectiva, ya sea que se lleva pacíficamente o que deba pasar por estados de dolor, desilusión y pérdida de la confianza; y  posiblemente una de las más difíciles, es la muerte de un ser querido, no importa si sufría de una enfermedad mortal o si era una persona de avanzada edad, lo que hacía previsible el hecho, en cualquier caso, este tipo de situaciones afecta profundamente, generando en ocasiones cambios en sus comportamientos de sueño y de descanso.

Una solución puede ser tomar medicamentos por un corto período de tiempo para ayudarse a conciliar el sueño, pero esto debe hacerse bajo supervisión médica.

Hay quienes buscan antidepresivos en las situaciones de intenso dolor emocional, pero en este caso también debe hacerse por muy poco tiempo y con supervisión médica, ya que muchos de los medicamentos que se usan para este tipo de afecciones, producen adicción. Hoy en día existen los medicamentos hipnóticos, que disminuyen el tiempo que la persona se demora en conciliar el sueño y reducen la probabilidad de adicción, pero pueden presentarse reacciones alérgicas intensas y comportamientos peligrosos, como es el quedarse dormido mientras está conduciendo. Pero en cualquier caso, el uso prolongado no es una buena idea.