Los ácaros alteran el descanso nocturno

Los ácaros son los causantes de muchos problemas en los hogares, ya que producto de la materia fecal de estos microorganismos las personas puedes sufrir serias afecciones las cuales pueden afectar el sueño de niños, adultos y ancianos. A continuación les contamos una forma para prevenir este padecimiento. Los ácaros alteran el descanso nocturno

Muchas personas suelen presentar reacciones alérgicas en el momento de irse a dormir, ya sea en su propia casa o cuando salen de vacaciones o por razones de su actividad laboral deben pernoctar en hoteles y entonces las aqueja ese tipo de reacciones. La mayoría de esas reacciones se manifiestan en forma de tos o con  síntomas de resfrío, con flujo nasal abundante, estornudos e incluso en casos muy agudos, las personas sienten dificultad para respirar. Si bien esta sintomatología puede responder a varios factores, una de las principales causas es la presencia de ácaros.

Los sitios ideales para su supervivencia se hallan justamente en el equipo de descanso, es decir que se acumulan en los colchones, las almohadas y en la ropa de cama y por esta preferencia, es que todos los seres humanos entran en contacto con los ácaros a la hora de irse a dormir. 

Pero lo que realmente produce reacción alérgica se halla en la materia fecal de estos animalitos. La persona inhala esta materia fecal e inmediatamente se puede desencadenar una reacción alérgica, que es la que se ve en los síntomas propiamente dichos y puede llegar a ser tan grave, que son los responsables de enfermedades como el asma, la rinitis y la dermatitis.

He aquí algunas recomendaciones que ayudarán a combatirlos y mantenerlos alejados:

  • Pase la aspiradora por lo menos una vez a la semana por los colchones y las almohadas; esto elimina los residuos de piel y de alimentos que se van depositando en el interior, lo que es el mejor hábitat para los ácaros.
  • Si no tiene aspiradora, aplique el secador de pelo por toda la superficie del colchón,, por la almohada y por la ropa de cama a una distancia aproximada de cuarenta centímetros, lo que eliminará los ácaros, ya que el aire seco y caliente penetra las estructuras internas de las fibras, eliminándolos.
  • Cambie de almohada por lo menos una vez al año.
  • Cambie la posición del colchón y dele vuelta una vez cada mes y así podrá aspirarlo por ambas caras.
  • Una posible solución pero es superficial, es pasar un trozo de paño húmedo por toda la superficie, ojala impregnado en alcohol antiséptico, para uso en casa.
  • Revise cada año el estado general del colchón, pruebe su firmeza y revise su estructura, para que pueda decidir si ya es hora de cambiarlo.

Y recuerde, no deje que los ácaros le estropeen la noche y su descanso. Elimínelos de una vez por todas.