La Tecarterapia

La tecarterapia es una técnica que se especializa en la transferencia eléctrica de estímulos en todo el cuerpo, el cual en la actualidad es usado por muchos atletas para mejorar los tiempos de recuperación a los que se enfrentan normalmente después de una lesión. La Tecarterapia

Lo que se conoce como tecarterapia es una técnica que se basa en la transferencia eléctrica y que hoy en día es usada por algunos deportistas de alta competencia para obtener beneficios como la recuperación de las sesiones de entrenamiento. 

Las transferencias eléctricas son de tipo capacitivo y resistivo, como se les conoce. La característica de este tipo de terapia, T.E.C.A.R., es que no son de carácter invasivo, pero tratan desde el interior del tejido las patologías del aparato locomotor. Es una técnica manual, relativamente novedosa en el mercado y que está originada en los avances de la tecnología.

Está compuesta por una consola de hipertemia de contacto, un temporizador con selección de frecuencias, una conexión capacitiva manual-automática, resistiva, placa y una conexión capacitiva manual ya automática. El dispositivo funciona a través de un mecanismo de radio que emite señales de baja frecuencia y que a partir de unos electrodos especiales generan en el paciente las sensaciones de distensión y alivia. En general funciona en un rango de frecuencias de onda larga.

Presenta una ventaja importante que es una  reducción importante del tiempo que se lleva en la recuperación de lesiones, tanto agudas como las crónicas, lo que para un deportista es de gran importancia, ya que así pueden disminuir los tiempos de descanso para anticipar el tiempo de entrenamiento y si tienen molestias musculares ocasionadas en la práctica deportiva, se pueden recuperar muy rápidamente.

La tecarterapia consiste en producir un efecto de diaterma o aumento de la temperatura a través de la corriente eléctrica; ésta, provoca una activación fisiológica en relación a la vasodilatación y a la microcirculación en las fibras musculares, lo que favorece en gran medida los procesos de la reparación muscular por la aceleración que se produce.

Para muchos deportistas es una alternativa importante este tipo de terapia, no solo porque les reduce el tiempo de recuperación sino porque les evita el uso farmacéutico de antiinflamatorios o de analgésicos, ya que las corrientes eléctricas, justamente lo que estimulan es la propia producción de este tipo de agentes por parte del organismo.

También se le conoce como terapia electromédica, fundamentalmente por sus siglas T.E.C.A.R., que significan transferencia eléctrica capacitiva y resistiva y por su amplia aplicación en las áreas de la fisioterapia, la osteopatía, la medicina deportiva, la medicina del dolor, pero sobretodo solo está indicada para ser aplicada por profesionales del área de la salud.

La tecarterapia está aprobada por la agencia española del medicamento y productos sanitarios y está avalada por muchos  estudios internacionales realizados por hospitales universitarios, clínicas privadas y universidades con departamentos de enseñanza de medicina.