La música ayuda a los niños

La música ayuda a cualquier tipo de actividad de relajación para los niños, por lo que elegir una canción una pieza clásica no es una tarea que podamos dejar al azar ya que muchos resultados favorables en el trabajo con niños se han conseguido producto de la implementación de sinfonías de Bach, Mozart o Bethoven. La música ayuda a los niños

Así como la música es un excelente medio para conseguir un buen estado de relajación en los adultos, también en los niños representa la posibilidad de calmarlos, reduciendo la ansiedad y a la vez, permitiéndoles desarrollar acercamientos a su parte emocional. A través de la ampliación de su nivel intelectual, gracias a la música, descubren un mundo nuevo y su entorno, a la vez que desarrollan su sentido auditivo y fortalecen el lenguaje.

Las canciones que por siglos se les han cantado a los niños pequeños y los juegos que se repiten de generación en generación, como el de “cuántos dedos tiene una mano o cuántos elefantes pueden subir en la tela de la araña”, ayudan a los niños a comprender y a entender el mundo exterior. Porque la música introduce al niño en un mundo más amplio que involucra todos sus sentidos, porque escucha música y letras y éstas, a su vez le ayudan a memorizarlas y a aprender palabras nuevas con sus significados, además de aprender a pronunciarlas; porque la música le permite jugar, cantar y bailar, favoreciendo el desarrollo psicomotriz; porque a través de la música juegan y ríen y expresan emociones y sensaciones de manera natural. Por eso, la música se considera una de los mejores medios para enseñar a los niños, y los estimula a aprender, no importa cuán pequeños sean.

Uno de los aspectos que más beneficios trae la música al niño, es en el área de socializar, ya que la música incentiva juegos que los ayudan a sentirse con más seguridad en sí mismos, al permitirles acercarse a otros niños con los cuales comparte la actividad y los placeres de la música y por lo tanto su capacidad de socializar se amplía a un ámbito más grande que el familiar o el del vecindario. La posibilidad de compartir los momentos de música y juego, les provoca sentimientos de cercanía con sus compañeros y amigos, lo que para ellos tiene una gran significación.

También la memoria se ve estimulada por la música, ya que ellos memorizan la música y las letras de las canciones que les cantan, así como la capacidad de concentrase en los movimiento físicos y de coordinación, que son indispensables en estas actividades.

Hay infinidad de estudios en los que se ha demostrado que hasta en el vientre materno ayuda a clamarse al bebé cuando la madre escucha una música relajante, por lo que hoy en día en muchos centros médicos se recomienda a las mujeres embarazadas que les coloquen música a los bebés.