La chaise lounge

Uno de los muebles que mayor comodidad y descanso puede garantizar tiene que ver con el legendario chaise lounge, el cual es un sillón muy cómodo que permitirá que subamos los pies y descansemos, teniendo el espacio necesario para que podamos hacer esta acción, siendo esta la principal diferencia con un sillón común. La chaise lounge

La famosa chaise longue es en realidad un tapizado sofá en forma de silla, que tiene el espacio suficiente para estirar las piernas, produciendo un agradable descanso al cuerpo. En América, principalmente en los Estados Unidos, se la nombra equivocadamente chaise lounge y este error ha persistido durante muchos años, por lo que ya se acepta como parte de la etimología popular. En Francia, por el contrario, se le nombra correctamente pero se considera una chaise longue a cualquier silla o sillón que permita estirar las piernas para descansar.

Los estilos más conocidos son los siguientes:

  • Duquesa brisée: se le denomina así, cuando el sillón se divide en dos partes: la silla y un taburete de largo, o cuando son dos sillas con un taburete en medio de ellos. El origen del nombre es desconocido.
  • Récamier: un Récamier tiene dos significados conocidos, cuando es una silla larga sin nada a los lados largos. Se asoció con el estilo neoclásico del Imperio Francés. Y la segunda denominación  se le concede a la dama de la alta sociedad francesa Madame de Recamier (1777-1849) quien mandó a elaborar una silla de este tipo para recibir a sus visitas en su casa y hacía pasar a sus visitantes mientras ella permanecía con suma elegancia en su silla. El diseño de la silla Recamier es en forma de cama barco, pero fue hecha para el área social y no para el dormitorio.
  • Méridienne: un Méridienne tiene un gran apoyo para la cabeza, y un reposapiés de menor tamaño. Así no tengan una parte inclinada en el extreme inferior, este tipo de silla parece  como camas asimétricas de día. Estas eran muy populares en las grandes casas  de Francia  durante  el siglo XIX. Su nombre proviene de su uso típico de descanso en la mitad del día, cuando el sol está cerca del meridiano.

Hoy en día tienen un uso menos generalizado y se considera casi un elemento de decoración de mucha sofisticación y extravagancia, ya que su utilidad cayó en desuso ante la avalancha de viviendas modulares después de la Segunda Guerra Mundial, en donde en casi todos los países se dio inicio a una gran cantidad de proyectos de vivienda, teniendo en cuenta el déficit que había, pero estas viviendas de tipo modular, no tenían los espacios necesarios para albergar este tipo de mobiliario que normalmente por diseño, requiere espacio para ser apreciado y tener un uso adecuado.