Horas de sueño requeridas para un buen descanso

Muchos científicos han estudiado el fenómeno del sueño, como es el caso del Dr. Eduard Estivill,el cual afirma que no hay una medida única para medir todas las necesidades de todos los seres humanos, por lo que las recomendaciones médicas pueden hacerse en casos específicos y deben tratar de no entrar en generalizaciones con respecto al descanso. Horas de sueño requeridas para un buen descanso

Según afirman los especialistas en el sueño, como el director de la Unidad de Alteraciones del Sueño del Institut Dexeus de Barcelona, Dr. Eduard Estivill, no hay una medida única que pueda aplicarse a todas las personas. Las variables se extienden a una serie de factores que deben tenerse en cuenta, como lo es el factor genético, la edad, el lugar donde se vive, las condiciones propias del trabajo, entre una larga lista de circunstancias a contemplar. Aun cuando no se conoce de un límite máximo para dormir,porque el nivel de exigencia de sueño es particular, sí existe unos límites mínimos que van entre las 5 a 6 horas y las 9 a 10 horas por día.

Es evidente que no todas las personas necesitan la misma cantidad de horas de sueño para que su organismo recupere su carga de energía vital para mantenerse en plena actividad de acuerdo a sus capacidades, por lo que influyen características tanto mentales como físicas de las personas, así como la edad, además de factores externos al individuo propiamente dicho. 

La altitud de una ciudad como La Paz, Bolivia, frente a una ciudad a la orilla del mar es diferente, como lo es vivir en un clima de temperatura media a vivir con temperaturas extremas, ya sean de calor o de frío. Las personas van disminuyendo las horas que necesitan dormir, en la medida que va en aumento sus años, mientras que un bebé recién nacido duerme en promedio hasta dieciocho horas por día, sin tener una clara diferenciación entre el día y la noche, ya que únicamente se despierta ante su necesidad de lactar. 

Cuando el bebé, logra alimentarse adecuadamente, los intervalos de tiempo en que duerme se prolongan y en la medida en que va creciendo, va tomando una noción más precisa del entorno, se despierta más y permanece más tiempo despierto. Solo al cumplir un mes de su nacimiento el bebé baja su necesidad de sueño a tan solo dieciséis horas por día.

Los tiempos promedio que se aconsejan por edad son los siguientes:

  • Lactantes: de 11 a 12 horas.
  • Un niño, de 9 a 10 horas.
  • Un adolescente, de 8 a 9 horas.
  • Un adulto, de 7 a 8 horas.
  • Las personas mayores de setenta años, de 5 a 6 horas.

En lo que todos los estudiosos coinciden es en que se considera un sueño reparador, aquel que consigue eliminar el cansancio y agotamiento ocasionado durante la realización de las actividades diarias de cada individuo y recargar el organismo de vitalidad y fuerza. Por eso, el sueño, no solamente trata de horas de sueño, sino de condiciones adecuadas para dormir y descansar.