Horarios de trabajo y vacaciones en la empresa actual

En la antigüedad los tiempos de descanso y trabajo eran muy diferentes, ya que en la modernidad encontramos siempre una legislación que protege a los trabajadores, así como también han sido pensadas acorde a las necesidades de descanso, por lo que en épocas pasadas se trabajaba como se conoce coloquialmente de “sol a sol”. Horarios de trabajo y vacaciones en la empresa actual

Cuando se habla del período de actividad laboral y de descanso, se hace una clara diferenciación con los tiempos antiguos, en los que no existía una normatividad ni los conceptos que hoy nos rigen y por lo tanto se trabajaba, como se decía coloquialmente “de sol a sol”. Esto era en tiempos de antaño, en los que los horarios de trabajo eran inmoderados y sin control ninguno por parte del Estado. Hoy afortunadamente la ley asegura que la jornada laboral sea de 40 horas semanales, como en España, aun cuando hay países que mantienen 48 horas semanales, fijando un límite de tiempo de trabajo diario de 9 horas y unas vacaciones anuales de 30 días en España, aun cuando en la mayoría de los países son 15 días al año, pero en cualquier caso, remuneradas.

Para fijar estos límites todos los países han creado una legislación laboral que además define otras demarcaciones, como son el descanso de un día y medio por semana o las pausas para el bocadillo de 15 minutos y hasta un salario mínimo que se fija de acuerdo a la negociación que se lleva a cabo cada año, entre centrales obreras y gobierno, según se haya incrementado el costo de vida. Sin embargo, en la mayoría de los casos y al igual que sucede con el salario, el tiempo de trabajo depende en cada empresa del convenio que se haya realizado entre el empresario y los trabajadores, por un acuerdo laboral entre las partes. 

Esta flexibilidad está determinada por una serie de variables, como que no todas las jornadas son idénticas en las empresas ni tampoco los trabajadores tienen que prestar sus servicios en los mismos horarios, por lo que casi que los horarios y las jornadas, están determinadas por los sectores económicos. Mientras hay labores que implican del trabajador más de 9 horas diarias de trabajo, como son los porteros de los inmuebles, los vigilantes, o los conductores de camiones por poner algunos ejemplos, hay actividades económicas como la minería que por sus condiciones de riesgo tiene derecho a una disminución de la jornada laboral.

En Europa, existe la propuesta de reducir la jornada laboral a 35 horas semanales, pero las negociaciones están detenidas en varios países y mientras tanto, se ve una tendencia en ciertos sectores a aumentar las horas laborales con lo que se conoce como horas extraordinarias, que permite que el trabajador haga actividades más alla de su jornada y reciba una remuneración adicional; sin embargo, esta tendencia va en franca contravía con la política de trabajar menos para trabajar todos, que es la propuesta para reducir la jornada laboral. Pero en cualquier caso, las horas extraordinarias solo pueden ser voluntarias y no deberían llegar a eliminar de manera absoluta el tiempo de descanso.