Formas gratuitas para detener el estrés (Segunda Parte)

El estrés se puede combatir, sólo hay que poner de nuestra parte. Aquí encontrarás más consejos que te ayudarán a deshacerte de ese mal y lo mejor de todo es que no necesitarás dinero para eso, Formas gratuitas para detener el estrés (Segunda Parte)

Al estrés hay que combatirlo, no podemos dejar que se apodere de nuestro cuerpo y mucho menos de nuestra mente. En la medida de lo posible hay que hacer que el estrés desaparezca y eso podemos lograrlo sin necesidad de gastar dinero.

Aquí te dejo otras opciones para combatir ese estrés, sin necesidad de estar visitando spa ni clínicas para recuperarte:

Pedir prestado un animal doméstico

Las mascotas pueden animarnos. Los estudios han demostrado que también puede reducir el estrés relacionado con el aumento de la presión arterial, esto es un fenómeno bastante conocido. Si no deseas que el trabajo adicional y pagar para tener un animal doméstico, entonces puedes ofrecerte como voluntario a pasear al perro de un vecino o ayudar en un refugio de animales.

Según un estudio realizado en 1999 por investigadores de la Universidad Estatal de Nueva York en Buffalo, esta actividad es ideal para controlar la presión arterial, pues dicho estudio arrojó que aquellos que adoptaron una mascota redujeron a la mitad del aumento de la presión arterial propiciada por el estrés. Lo que quiere decir que además de hacer una labor social, adoptando un animal, puedes regular tus problemas con la presión.

Métodos de relajación mental

Los métodos de relajación mental como la meditación, requieren poco más que un espacio tranquilo y conocimientos básicos que puedes encontrar en Internet o en la biblioteca. Uno de los métodos es el Lento, con este trabajas la respiración rítmica, mientras estás sentado en una posición extremadamente cómoda lograrás aliviar el estrés. No es necesario que te adhieras a un solo método, ya que existen muchos y cualquiera puede ayudarte a relajarte.

Crear un spa en casa

Comienza con un relajante baño en tu bañera (si tienes una enfermedad del corazón, ten cuidado de que el agua no esté demasiado caliente). Trata con productos de baño relajantes, con buen olor, jabones, aceites de baño y parches oculares.

Toma una siesta

Escápate de los rigores de la rutina diaria para una rápida siesta. La gente, particularmente los hombres de trabajo, que toman una siesta de media hora por lo menos tres veces a la semana, tenían una tasa de 37% menor de muerte coronaria, de acuerdo con un estudio realizando en el 2007 a más de 23.000 hombres y mujeres.

Ofrece tu tiempo

Lleva a alguien a la iglesia o templo. Ofrécete de voluntario para leer cuentos a niños de kinder. Sirve la comida en un refugio para personas sin hogar. Incluso en estos tiempos, te puedes ofrecer voluntariamente para  cualquier actividad, seguro te sentirás mejor. Hay un dicho muy cierto, “no hay nada mejor que la satisfacción de ayudar a alguien más.» Además de hacer el bien, recudirás tus niveles de estrés.

Sonríe

Escucha a tu comediante favorito, ve una película divertida, lee un libro de humor, comparte una broma con un amigo, haz lo que sea necesario para que siempre sonrías. La risa puede mejorar el funcionamiento de los vasos sanguíneos y aumenta por ende el flujo sanguíneo, situación esta que no permite que tengas estrés.