El masaje sueco, el más antiguo

El masaje sueco es una técnica de masaje desarrollada en Suecia en 1830, en Suecia, por Sr. Henrik Ling,siendo considerada como una de las más antiguas en occidentes, siendo una recuperación sistemática del tejido suave del cuerpo. El masaje sueco, el más antiguo

Por el año 1830, en Suecia, el Sr. Henrik Ling, desarrolló una técnica de masaje corporal, que en la actualidad se conoce como masaje sueco y que está considerado uno de los más antiguos. Consiste en una especie de manipulación sistemática del tejido suave del cuerpo, que se realiza con el propósito de ocasionar bienestar y salud en la persona a quien se le aplica.

Se afirma que como técnica de masaje es la más antigua que se ha desarrollado, ya que el Sr. Ling lo que hizo fue combinar tradiciones orientales y occidentales, creando una rutina de cinco movimientos como base, que son los siguientes: amasamiento, percusión, fricción, vibración y el frote suave. Si bien se basa en  partes tomadas de las tradiciones orientales y occidentales, se le ubica como una costumbre occidental, con dos opciones diferentes: el masaje sueco de carácter terapéutico y el masaje sueco de relación. 

Se realiza utilizando aceites  esenciales que evitan la fricción de las manos con la piel de la persona, además que se espera que sean absorbidos por el torrente sanguíneo a través de la piel, causando un beneficio a las dos personas: a quien aplica el masaje y a quien lo recibe.

Aunque cualquier persona en principio puede hacer el masaje, debe tenerse mucho cuidado con las zonas donde se hace presión, especialmente si no se tiene conocimiento alguno acerca de las técnicas de masajes. Esto debido a que es común encontrar que una persona presenta diferentes tipos de tensiones musculares o contracturas en las zonas del cuello y los hombros, y una mala presión en esos puntos, puede agudizar el problema e incluso derivar en inconvenientes más serios que una simple contractura, por ello es preciso que el masaje sueco de relajación sea realizado muy suavemente y principalmente que no cause ningún tipo de dolor o molestia a la persona.

El masaje sueco con finalidades terapéuticas, representa una solución muy efectiva para aliviar algunas dolencias musculares que suelen ser la consecuencia de contracturas, nudos, y tensiones musculares; ayuda también a combatir dolores de espalda, de cintura y en la columna vertebral. 

Teniendo en cuenta que el masaje sueco terapéutico se centraliza únicamente en la zona que debe ser tratada, el paciente  puede ayudar al masajista a detectar dicha zona; para ello es importante que se le indique el lugar preciso en donde debe presionar, y la intensidad de la presión, ya que es importante que el masaje cause el menor dolor posible.

Además tiene un sin número de beneficios adicionales, que vale la pena disfrutar a través de este tipo de masajes.