El masaje shiatsu

El masaje shiatsu es una técnica de masaje japonesa que se especializa en las presiones sobre canales de energía los cuales son denominados meridianos y en los cuales se encuentra a lo largo de todo el organismo y su adecuada manipulación ayudan al buen funcionamiento del organismo. El masaje shiatsu

El masaje de origen japonés, conocido con el nombre de Shiatsu tuvo sus primeras utilizaciones a principios del siglo XX, pero solamente obtuvo su reconocimiento en el año de 1930. Sin embargo, es importante recordar que sus verdaderos y remotos orígenes se remontan a los siglos III A.C. y II D.C., pero proveniente de una antigua técnica de masajes china, que se conocía con la expresión anmo. 

La palabra shiatsu está realmente compuesta por dos vocablos, por una parte shi, que significa dedos y el vocablo atsu que significa presión. Es una técnica de masaje de carácter terapéutico, muy reconocida en el Japón, por medio de la cual con la presión ejercida por los dedos, contribuye a incrementar las defensas naturales del cuerpo, facilitando de esta forma, el desarrollo de la capacidad de autocuración o autosanación que todos los seres humanos tenemos internamente, pero sin desarrollar.

Para este tipo de masaje, es necesaria la combinación de conocimientos en fisiología y en anatomía, como base occidental, pero utilizando las bases orientales de la filosofía que enmarca la fisiología en las tradicionales de la medicina china. Sin embargo, en las novedosas culturas del cuerpo, está relacionada como un masaje de carácter relajante, cuando sus beneficios terapéuticos son fundamentales de tenerse en cuenta.

El masaje shiatsu se caracteriza por presiones que se aplican sobre canales de energía que se denominan meridianos y que recorren por completo la superficie del cuerpo del ser humano. Estos canales o meridianos, conforman una especie de red vinculante de las diferentes partes del cuerpo, con los distintos órganos y sistema que operan dentro de él. Por lo tanto, el masaje shiatsu genera un estímulo sobre el tejido de los músculos y de la piel, impactando por ende, el funcionamiento de los órganos internos. 

Por el tipo mismo de presión que se ejerce sobre la piel, este masaje provoca un estado de relajamiento en el cuerpo, activando a su vez, el sistema inmunológico, con la estimulación que se manifiesta en las defensas naturales que tiene el organismo, mientras se disfruta de la sensación de relajamiento y bienestar, por el descanso en todo el cuerpo. Adicionalmente a estos efectos que se han mencionado, interviene en el sistema osteoarticular, por el trabajo que ejerce sobre los músculos, los tendones, ligamientos y fascias, contribuyendo a obtener una mayor elasticidad en los músculos, al liberarlos de las tensiones acumuladas. 

Este efecto en especial es muy importante para ayudar a corregir posturas equivocadas, realineando los diferentes segmentos corporales. Otro de los beneficios terapéutico que posee el masaje shiatsu es que es un magnífico y comprobado tratamiento para desórdenes físicos,  como trastornos gastrointestinales, problemas respiratorios, urogenitales, desórdenes menstruales, migrañas, dolor crónico de cintura,  tensiones musculares en la espalda, trastornos ocasionados por el estrés e insomnio.