El "descanso relativo" del Generalisimo

Los medios de comunicación normalmente operan con interese particulares y normalmente este tipo de posturas les llevan en muchos casos a dar informaciones condescendientes con ciertos personajes de la historia, como es el caso de la revista Mares la cual publicó en 1947 un artículo en el cual se mostraba al Generalísimo pescando y en donde el periodista destacaba la preocupación de Franco mientras se encontraba en un “descanso relativo”. El

En cualquier época de la historia y en cualquier latitud del hemisferio, los medios de comunicación, ya sean escritos u orales, se han visto obligados en la mayoría de los casos, a producir textos de extrema adulación a los dictadores de turno. Si bien en muchos casos es una estrategia de supervivencia del periódico o del medio en sí, también se dan muchos casos a través de la historia, que se dan por convencimiento de los directores de esos medios de comunicación.

Esos textos cuando se vuelven a leer, causan gracia, sonrisas, carcajadas en algunos momentos, estupor, molestia, indignación, pero difícilmente pasarán inadvertidos. Volver a leerlos sin contextualizarlos con la época y el momento históricos del país y del mundo, hace que pueda llegar a emitirse juicios de valor, que no son equilibrados ni justos con la historia.

Uno de esos casos es el artículo publicado por la revista Mares en agosto de 1947, según el cual el Generalísimo mostraba su preocupación, mientras se encontraba de “descanso relativo” practicando la pesca deportiva, lo cual era de agradecerle.

Venía acompañado de un título por demás llamativo que decía: “Franco, el primer gobernante español que ha comprendido la importancia de la pesca” y unos subtítulos endulzantes como “Necesidad de fomentar los deportes marítimos para familiarizar a todas las clases sociales con el mar” y el otro que decía: “Hay que intensificar el estudio en el campo de la investigación de la ictiología para desarrollar la industria pesquera”. El texto completo es el siguiente:

 “El amor y el entusiasmo que el Generalísimo Franco tiene al mar y su preocupación constante por cuanto significa elevación y engrandecimiento de los valores nacionales, concedió a nuestro director el honor de unas declaraciones acerca de la pesca, en cuanto le fueron solicitadas.

En ellas se refleja el profundo conocimiento de Su Excelencia acerca de las cuestiones del mar y su entrañable cariño por los pescadores, quienes contra viento, peligros  pobreza han mantenido durante siglos nuestras tradiciones marineras, como el Jefe del Estado dice en sus manifestaciones. Y así, junto a la enjundia de las ideas que el Caudillo  dijo a nuestro director y al resolución que suscita, late la bondadosa condición hacia esos productores y su afición al deporte de la pesca, que su excelencia practica en horas de descanso, de descanso relativo, pues aun en esos instantes su inteligencia debe hallar en lo episódico del entretenimiento los más hondos factores de las cuestiones de tipo social, económico y científico que afectan al mar.”