El chocolate, ideal para el descanso

El chocolate es un delicioso alimento el cual está comprobado que ayuda a la relajación, tanto como comestible como bebida, por lo que nos puede ayudar en muchos casos a tomarnos un momento de relajación y disfrutar de las bondades de esta bebida. El chocolate, ideal para el descanso

Este delicioso alimento, que puede ser consumido en formas muy variadas de golosinas o puede ser ingerido en forma líquida, tiene además del placer que provoca, múltiples propiedades, muchas de las cuales son de carácter terapéutico, prácticamente desconocidas para el público en general.

El chocolate tiene  propiedades que permiten disminuir ciertas enfermedades del corazón, pero no solo las enfermedades del corazón afectivamente hablando, sino del corazón como órgano fundamental para el funcionamiento del ser humano. 

Tiene efectos relajantes, que son importantes a la hora de eliminar el estrés que provoca la agitada vida moderna, además de efectos antioxidantes que evitan o retardan el envejecimiento prematuro de la piel. Por todas estas características benéficas es que el chocolate es utilizado hoy en día para la aplicación de masajes corporales y faciales. 

Este tipo de terapia con base al chocolate, se denomina chocolaterapia y se emplea fundamentalmente en tratamientos de belleza; éstos, consisten en recubrir todo el cuerpo con una ligera capa de chocolate caliente, dejándola por veinte minutos; luego de este reposo, se realiza un masaje con manteca de cacao que tiene poderosos efectos hidratantes en la piel o con flor de cacao, que reafirma la piel. Este proceso permite la eliminación de toxinas en el cuerpo.

En la actualidad es bastante común encontrar las opciones de aplicación de mascarillas faciales de chocolate, a las que se les añade leche, aceite de cacao y crema. Una vez se ha repartido por toda la cara, se deja actuar por quince minutos, para luego retirarla con algodones humedecidos en agua tibia. También se encuentran los baños de inmersión en chocolate, que son revitalizantes además de relajar el cuerpo y masajes con crema batida de chocolate.

El consumo de chocolate también influye positivamente en el estado de ánimo de una persona, por su contenido de niacina y de ácido pantoténico, que son dos elementos que actúan de manera directa en la disminución de la hormona cortisol, que es la responsable del estrés. Es por estas razones más de índole química, que la creencia popular de que el chocolate sube el ánimo, es correcta.

Por su alto contenido de magnesio, favorece la formación de células nuevas, además de ser un excelente relajante muscular.

Pero como si todos estos beneficios no fueran ya suficientes, el chocolate es capaz de mejorarle el humor hasta a las personas más malhumoradas; ayuda a que en estados de tristeza profunda, cuando se tiene la sensación de que ya no hay solución posible para este sentimiento, un trozo de chocolate puede marcar la diferencia y esto se debe a su contenido de feniletilamina, que tiene el efecto de impulsar a que el cerebro libere seratonina, devolviendo la sensación de bienestar y tranquilidad e incluso puede mejorar la tristeza hasta convertirla en entusiasmo.