El cerebro y la música

Para muchos es completamente novedoso, pero está comprobado que hay una música especial para el cerebro, la cual ha sido creada bajo la premisa de hacer que nuestro cerebro sea sano y de esta manera podamos conseguir una mente poderosa. Teniendo como objetivo conseguir que con estas frecuencias se consiga una sincronización entre los hemisferios izquierdo y derecho. El cerebro y la música

Aun cuando parezca increíble, existe una música para el cerebro, creada bajo la premisa repetida por muchos que afirma que un cerebro sano es una mente poderosa. La música o sonidos utilizados para el cerebro, es una combinación de frecuencias especialmente diseñadas con el propósito de producir una sincronización entre los hemisferios izquierdo y derecho, y así provocar una estimulación en los centros que habitualmente se hallan inactivos o con muy poca actividad. 

Esa combinación de frecuencias que se usan para estos fines, se asocian con las funciones cognitivas superiores, con la agudeza visual, la creatividad, el incremento de la intuición y la concentración.

Para la aplicación de la técnica de sonidos para el cerebro, son imprescindibles unos auriculares y que a su vez, sean colocados correctamente, es decir, que los canales sean los que corresponden a cada oído, esto significa, el canal derecho para el oído derecho y el canal izquierdo para el oído izquierdo: esta indicación que parece obvia y quizás innecesaria se debe a que esta música para el cerebro contiene ondas binaurales y que la estimulación que se lleva a cabo para el hemisferio derecho es diferente que la que se hace para el hemisferio izquierdo.

Las ondas binaurales se han aplicado sistemáticamente en muchos estudios alrededor del mundo, en los que se ha estudiado el desempeño de los individuos sometidos al estudio cuando escuchan las frecuencias alfa y beta, mientras realizan tareas asignadas. 

Las frecuencias alfa producen una sensación de serenidad y las beta ayudan a mejorar la concentración, por lo que las ondas binaurales provocan un equilibrio que ayuda a que los individuos enfrentan con más tranquilidad la demanda de la vida actual, recuperando el equilibrio emocional. Este sonido contribuye de manera positiva a la formación de nuevas conexiones neuronales sincroniza el ritmo de los hemisferios del cerebro, lo que permite que los sentimientos de miedo, ansiedad, estrés y cualquiera otro con efectos de bloqueos mentales, desparezcan, ayudándole a encontrar un equilibrio emocional.

La recuperación del equilibrio emocional redundará en sentimientos de serena alegría, una capacidad de concentración importante, pero relajada, por lo que su actitud para aprender, recordar, generar nuevas ideas, encontrar soluciones a las dificultades, orientar la mente de forma definida, mejorar la memoria y la concentración, serán resultados naturales. Una de las ventajas de este tipo de sonidos es que los resultados conseguidos en las sesiones no desparecen, sino que por el contrario, los psicólogos que defienden el sistema, sostiene que su efecto es acumulativo.