El botiquín de primeros auxilios

Tener un botiquín en casa es imprescindible, y mucho más en el caso de que haya niños en el hogar. Estos materiales y medicamentos que compondrán el botiquín de primeros auxilios en el hogar serán los necesarios para poder socorrer a la persona afectada en un momento de urgencia, hasta llegar al hospital más cercano, en el caso de ser necesario. El botiquín de primeros auxilios ¿Qué es necesario tener en un botiquín?

* Materiales para tratar una herida 

* Curitas de distintos tamaños y formas, para cualquier tipo de lastimadura superficial.

* Tijeras.

* Gasas estériles.

* Antiséptico (yodo, agua oxigenada, alcohol) para desinfectar la herida antes que nada.

* Vendas.

* Vendas elásticas.

* Guantes estériles.

* Jeringas.

* Termómetro (en el caso de que haya niños es mejor el digital. Es más rápido y más fácil de utilizar).

* Bolsas de frío y calor para desinflamar golpes.

* Cinta de tela (para pegar gasas o vendas).

* Algodón.

* Guía de primeros auxilios.

Remedios

* Paracetamol (antitérmico, analgésico).

* Ibuprofeno (antiinflamatorio y antifebril).

* Diclofenac (contra dolores musculares).

* Antialérgicos (antiestamínicos).

* Nitrofurazona (crema para quemaduras).

* Antidierréicos y rehidratantes.

* Descongestivo nasal.

* Antiácidos.

Importante: Tener en cuenta estos ítems en cuanto al mantenimiento y ubicación del botiquín.

Revisar cada tanto, por lo menos dos veces al año, que los medicamentos estén dentro de la fecha en la que se pueden usar o ingerir. Desecharlos cuando estos estén vencidos. Ubicarlos en un lugar fresco y seco, fuera de la humedad o el calor. Deben colocarse fuera del alcance de los niños. Se deben conservar los medicamentos en su empaque original, con su correspondiente prospecto y leer atentamente dicho prospecto, antes de ingerir cualquier tipo de medicación.

El botiquín, sea una caja, un estante, un cajón, etc. debe estar siempre cerrado, pero ser de fácil acceso en un caso de emergencia. Se deben tener a mano los teléfonos de emergencia, como el de bomberos, policía, obra social, hospital o sanatorio más cercano. Ante cualquier tipo de duda, consultar al médico de confianza.

Básicamente estos son los elementos necesarios para mantenerse seguro ante cualquier tipo de imprevisto. Igualmente siempre es recomendable consultar al médico para evitar cualquier tipo de consecuencia que pueda generarse luego de un episodio de urgencia, ya que en muchas ocasiones un simple golpe puede desencadenar en algo más grave. Por esta razón, y para evitar que esto suceda, no está de más hacer dicha consulta.