El alcohol no es un buen descanso para los deportistas

En el deporte el alcohol es un enemigo de lo que se considera como alto rendimiento ya que el efecto más frecuente tiene que ver con la deshidratación, lo cual el atleta es justamente quien necesita lo contrario, tomar liquido que le haga reponer lo que ha perdido durante la actividad, por lo que es recomendable alejarse, sobre todo de los excesos. El alcohol no es un buen descanso para  los deportistas

La cultura del alcohol está incluida como referente de un estilo de vida, en el cine, en la televisión y ni qué decir en la publicidad, en los medios de comunicación, en fin, es difícil hallar algún área de la sociedad donde no se incluya el consumo de alcohol como parte de lo que se considera “bien visto” y claramente admitido en la sociedad. Esta cultura, que fue impulsada cuando el alcohol se convirtió en una poderosa y rica industria proveedora de grandes beneficios para los Estados y de fuente inmensa de puestos de trabajo directo e indirecto, indujo a fortalecer la idea de que el alcohol es fuente de descanso.

Pero lo que las personas en general desconocen es el daño que puede ocasionar en el organismo, así se consuma tan solo los fines de semana y tampoco conocen el daño que produce en un deportista para su rendimiento deportivo. Algunos aducirán que una o dos copitas producen un estado de relajamiento que también es necesario, y que tiene en general efectos positivos en la autoestima, así sean pasajeros, pero este estado pasa con relativamente rapidez apareciendo los síntomas adversos, así se consuma de manera moderada.

El alcohol produce una intensa desaceleración del mecanismo psico-motor, que provoca una pérdida de fuerza y de velocidad y reduce drásticamente la capacidad de reacción ante cualquier estímulo externo. Si el consumo de alcohol ha sido muy alto, este tipo de efectos pueden durar varios días y no solamente sentir esos efectos de manera inmediata. 

Además el consumo de alcohol tiene un efecto diurético, por lo que puede afectar el cuerpo causando afecciones relacionadas con la deshidratación del cuerpo, con las consecuencias grave que este proceso implica. Partiendo desde la consideración del balance de la dieta alimenticia que debe llevar un deportista y que es de un rigor necesario e indispensable, el consumo de alcohol produce un aumento elevado de calorías, lo que en la práctica, significa que todo el proceso para mantener el peso o para reducirlo en caso de que exista algo de sobrepeso, sencillamente quedó eliminado. Por lo tanto, es solo un imaginario colectivo ese que dice que el alcohol es fuente de descanso.