El alcohol ayuda a descansar

muy frecuentemente se cree que el alcohol sirve como un relajante, pero esta creencia no es más un mito popular el cual ha logrado sobrevivir a miles de años de demostraciones científicas que demuestran lo contrario, pero que en la actualidad persiste en las maneras de buscar una relajación por más falsa que sea esta creencia. El alcohol ayuda a descansar

Existe el mito y además muy generalizado, que el alcohol es un excelente relajante; esta creencia que está apoyada más en arraigos de carácter cultural, que en cualquier evidencia médica, que la eliminaría de raíz, ha persistido por siglos, sin que se haya podido erradicar. 

Esta droga es la más consumida en el mundo entero y hoy en día han entrado a engrosar las filas de sus consumidores, los jóvenes menores de veinte años. Este consumo de alcohol se asocia con actividades de índole lúdica y no respeta ninguna condición ni  económica, ni social, ni de género e incluso ni de religión, con muy pocas excepciones en este última condición. 

El alcohol además es una de las causas de mortalidad de jóvenes entre los 15 y los 29 años, que mueren en accidentes de automóvil por excesos en el consumo de esta droga. Las principales razones que llevan a un joven a tomar alcohol pueden ser:

  • Para sentirse bien y divertirse.
  • Para descansar y olvidar el estrés.
  • Para escapar.
  • Porque les gusta el sabor de las bebidas alcohólicas.
  • Para ser parte del grupo.
  • Para emborracharse.

Pero no solamente los jóvenes beben para descansar y olvidar el estrés, por supuesto también lo hacen los adultos y sin ninguna restricción o consideración cultural o social, solo lo hacen para dejar a un lado las tensiones de la semana de trabajo y de tensión, en las actividades laborales, en las relaciones afectivas y en las familiares. Se podría decir que siempre hay razones que justifiquen el consumo de alcohol. Y el consumo de alcohol no está mal en sí mismo, lo que hace perjudicial su consumo son los factores asociados a las motivaciones y a las condiciones en que se consume.

Consumir alcohol para descansar es un mito que cualquier estudio médico puede mostrar que es erróneo; lo que si produce un consumo moderado de alcohol es un ligero relajamiento muscular e incluso puede inducir una cierta somnolencia, pero el sueño nocturno no es apropiado cuando se ha consumido alcohol; por el contrario, la fase del sueño profundo se ve alterada, lo que puede generar una sensación de cansancio al despertar o producir un desvelo en mitad de la noche y eso, sin contar con los desagradables sensaciones del día siguiente, producto de la resaca. Es ideal tomar una o máximo dos copas de vino para la cena de la noche, pero igual, este consumo moderado alterará las fases del sueño profundo.