Descansando en el baño finlandes

Una de las máximas bondades del baño finlandes tiene que ver con los rápidos resultados que obtiene, haciendo que muy rápidamente la persona se sienta relajada y completamente a gusto, siendo una de las mejores actividades para quienes el estrés los sobrepasa. Descansando en el baño finlandes

Lo que se conoce como baño finlandés es lo mismo que el sauna. Es una práctica  de descanso muy difundida en el mundo entero, por sus comprobados beneficios y la garantía de obtener un merecido descanso en un relativo corto período de tiempo.

Suele llevarse a cabo en una pequeña cabina de madera blanca en la que a través de una fuente de calor, se mantiene una temperatura alta de forma constante. Antiguamente se utilizaban piedras volcánicas y en algunos lugares como Hawai aún se consigue un buen sauna con piedras volcánicas, pero en general, en el mundo entero las piedras han sido reemplazadas por otro tipo de minerales.

La temperatura de las piedras debe hallarse y mantenerse a 45° C, aunque puede elevarse a 70° C y en algunos lugares la temperatura se eleva hasta los 100° C. Esta elevación se produce por efecto del propio vapor de la transpiración.

Además de la temperatura, debe asegurarse que el aire sea seco, que es el principio básico del sauna: aire seco y humedad muy baja, y esta última no debe exceder el 15%. Como la transpiración suele ser abundante, se puede presentar deshidratación, para lo que se expulsan chorros de agua sobre las piedras. Estos chorros de agua siempre están aromatizados con eucaliptus, con el fin de facilitar la respiración. El tiempo de permanencia es de 5 a 10 minutos máximo y debe terminarse con un tiempo de relajamiento en una sala con clima templado, insonora, en donde debe permanecerse por lo menos 20 minutos.

Es originario de Finlandia, de allí su nombre y sauna significa fosa en la tierra, ya que antes se practicaba en chozas con un agujero en el suelo.

Forma parte de las prácticas más importantes para la relajación , por lo cual ha sido adoptada como alternativa en los spa y en los centros deportivos donde se entrena para altas competencias.

Combate el estrés, es un excelente proceso para la exfoliación natural ya que favorece la eliminación de las células muertas, ayuda a descongestionar las zonas con nódulos de grasa y contribuye a la recuperación de energía, así como genera una evidente mejoría en el estado de ánimo. Además de prevenir los trastornos respiratorios tiene algunos beneficios adicionales:

  • Estimula la circulación sanguínea
  • Ayuda a prevenir las arrugas
  • Hidrata la epidermis
  • Relaja los músculos
  • Alivia los dolores reumáticos
  • Combate la celulitis
  • Disminuye el tiempo de catarros, resfríos y gripes.