Conoce dos excelentes técnicas de relación

La relación es esencial en la vida de todo ser humano, con ella nos liberamos de estrés y de muchas tensiones. Aquí te dejo dos buenas técnicas con las que puedes relajarte. Conoce dos excelentes técnicas de relación

Si anhelas a la soledad, las técnicas individuales de relajación como meditación o la relajación muscular progresiva te dará el espacio para relajar tu mente y recargar las pilas. Pero si anhelas la interacción social, un ambiente de clase te dará el estímulo y el apoyo que estás buscando. Practicar con los demás también puede ayudarte a mantenerte motivado.

Técnica de relajación 1m Meditación de la respiración para aliviar el estrés

Con su enfoque en respiraciones completas, limpieza y respiración profunda; es una simple pero potente técnica de relajación. Es fácil de aprender, se puede practicar en casi cualquier lugar y proporciona una manera rápida de conseguir los niveles de estrés bajo control. La respiración profunda es la piedra angular de muchas otras prácticas de relajación también y se puede combinar con otros elementos de relajación como la aromaterapia y la música. Todo lo que necesitas está a pocos minutos y un lugar para estirarte.

La práctica de meditación en la respiración profunda

La clave de la respiración profunda es respirar profundamente desde el abdomen, tomar aire fresco tanto como sea posible en tus pulmones. Al respirar profundamente desde el abdomen, en lugar de respiraciones superficiales de la parte superior del pecho, inhala más oxígeno. Cuanto más oxígeno se obtiene, al menos tenso, falta de aliento y ansioso te sientes.

* Siéntete cómodamente con la espalda recta. Coloca una mano sobre tu pecho y el otro en el estómago. Respira por la nariz. La mano sobre el estómago debe levantarse. La mano en el pecho debe moverse muy poco.

* Exhala por la boca, expulsando el aire tanto como puedes mientras se contraen los músculos abdominales. La mano sobre el estómago debe moverse al exhalar, pero la otra mano debe moverse muy poco.

* Continúa respirando por la nariz y exhala por la boca. Trata de respirar lo suficiente para que los menores eleven el abdomen y las caídas. Cuenta lentamente mientras exhalas.

* Si te resulta difícil respirar desde el abdomen, mientras que estás sentado, trata de acostarte sobre el piso. Pon un pequeño libro sobre tu estómago y tratar de respirar, de manera que el libro se eleva a medida que inhalas y disminuye a medida que exhalas.

Técnica de relajación 2: la relajación muscular progresiva para aliviar el estrés

La relajación muscular progresiva implica un proceso de dos etapas en las que sistemáticamente tensas y relajas diferentes grupos de músculos en el cuerpo.

Con la práctica regular, la relajación muscular progresiva le da una íntima familiaridad con lo que la tensión, así como la relajación completa, se siente en diferentes partes del cuerpo. Esta conciencia te ayuda a detectar y contrarrestar las primeras señales de la tensión muscular que acompaña a la tensión. Y a medida que tu cuerpo se relaja, por lo que tu mente. Puede combinar la respiración profunda con relajación muscular progresiva para un nivel adicional de alivio de tensión.

La práctica de la relajación muscular progresiva

Antes de practicar la relajación muscular progresiva, consulta con tu médico si tienes un historial de espasmos musculares, problemas de espalda u otras lesiones graves que se pueden agravar por los músculos tensores.

La mayoría de los profesionales de relajación progresiva del músculo comienzan a partir de los pies y trabajan su camino hasta la cara.

* Afloja la ropa, quítate los zapatos y ponte cómodo.

* Tómate unos minutos para relajarte, respirar dentro y fuera de respiraciones lentas y profundas.

* Cuando estás relajado y listo para comenzar, cambia tu atención a tu pie derecho. Tómate un momento para centrarte en la manera como te sientes.

* Poco a poco tensa los músculos en tu pie derecho, apretando tan fuerte como puedas. Mantén esta posición durante un conteo de 10.

* Relaja el pie derecho. Concéntrate en la tensión que fluye de distancia y la forma en que tu pie se siente, ya que se pone flácido y flojo.

* Permanece en este estado de relajación por un momento, respirando profunda y lentamente.

* Cuando estés listo, cambia tu atención a tu pie izquierdo. Sigue la misma secuencia de la tensión muscular y la liberación.

* Muévete lentamente a través de tu cuerpo, contrae y relaja los grupos musculares sobre la marcha.

* Puede tomar un poco de práctica al principio, pero trata de que los músculos no estén tensos.