Carnes y carbohidratos

La importancia de seleccionar bien nuestros alimentos hace que nuestra calidad de vida mejore, de manera exponencial, por lo que a continuación hablaremos de la importancia del uso adecuado de las carnes y los carbohidratos. Carnes y carbohidratos

El mundo moderno con su agitación y las demandas excesivas de esfuerzo y tiempo, cada vez dejan menos espacio para que las personas puedan dedicar un tiempo suficiente a la elaboración de las comidas diarias y esto ocasiona desórdenes y alteraciones en los ritmos naturales del organismo; así entonces, se siente hambre a cualquier hora, se come a cualquier hora y sobre todo, se come cualquier cosa. 

A la noche cuando se regresa a casa después de una extenuante jornada laboral y del agotamiento del tráfico, entonces hay que hacer alguna comida u optar, como lo hacen algunos por irse a dormir con el estómago vacío.

Si se quiere tener una mala noche, con un tiempo y una calidad deplorable en el descanso, entonces vaya a dormir con hambre, eso casi le garantiza el insomnio. Como igual podrá tenerlo, si por el contrario, toma una comida muy pesada, con mucho condimento y entonces tendrá una digestión complicada que igual desterrará el buen descanso.

Además no se le ocurra irse a dormir inmediatamente después de haber terminado de comer, porque como lo asegura el Dr. Mark Baugh, en su libro Sports Nutrition: The Awful Truth, “Las comidas tardías estimulan la acumulación de grasa durante la noche. Es mejor tomar cenas no demasiado pesadas y con una antelación de unas 4 horas antes de ir a dormir”,

Igualmente recomienda en el tema de los hábitos erróneos con las comidas, que “Los alimentos altos en carbohidratos y azúcares provocan una sensación de somnolencia al poco tiempo de su consumo, pero deberás tomarlos con medida para evitar que te causen un problema de sobrepeso”.

Si quiere tener sueño, uno de los mejores alimentos para este propósito es el pavo; pensar en cocinar pavo cada noche puede resultar una misión imposible, por lo que lo recomendable sería cocinarlo el fin de semana y llevarlo a la congeladora separado en porciones diarias, de tal manera que cada noche pueda comerlo combinado de distintas formas para que no se aburra. Según lo afirma el Dr. Baugh en su libro, el pavo tiene una sustancia que actúa como antidepresivo, convirtiéndose en seratonina, que es un neurotrasmisor para el sueño. 

Pero la seratonina no solamente se encuentra en el pavo, casi todas las carnes la contienen, al igual que los huevos, aun cuando no en las mismas proporciones que el pavo. Según esto, consumir carne a la noche hará que el organismo se halle predispuesto al sueño. También los carbohidratos como las papas, la calabaza, el arroz y la pasta son benéficos contra el insomnio, por lo que hacer una combinación de carnes y un carbohidrato le producirá casi de inmediato mucho sueño.