Biomagnetismo

El biomagnetismo es una terapia con el cual se les permite al organismo equilibrar sus energías haciendo que se recupere del constante ataque de bacterias y virus, así como también de todo lo que produce el estrés y que se vuelve una de las principales causas que nos impide descansar, siendo esta una terapia muy efectiva. Biomagnetismo

La multiplicidad de virus y bacterias a las que el ser humano está expuesto en la actualidad, tiene repercusiones desafortunadas en el funcionamiento de los diferentes ritmos del organismo, ya que se alteran, produciendo efectos complejos. Con el fin de buscar ese equilibrio bioenergético que se ha alterado, se creó el biomagnetismo, que es una novedosa disciplina médico terapéutica.

A grandes rasgos podría decirse que esta novedosa disciplina, descubre, evalúa, clasifica y posteriormente corrige las alteraciones que se producen en lo que se conoce como el PH, que no es otra cosa que el Potencial de Hidrógeno que tienen todos los organismos vivos y al regularse esa alteración, por medio del biomagnetismo, se pueden corregir las patologías infecciosas.

A través de los campos biomagnéticos de intensidad media generados por imanes naturales que se hallen entre 1000 a 30.000 unidades de imantación, se puede restaurar los estados de salud perdidos por los virus y bacterias.

Lo novedoso y particularmente sencillo de esta terapia, no le resta relevancia a los evidentes resultados en el tratamiento de enfermedades y desarreglos de la salud, sobre todo por tratarse de un método absolutamente inofensivo, que lo diferencia de otro tipo de prácticas que pueden llegar a tener efectos secundarios.

En la mayoría de los casos, se suele utilizar imanes de forma circular, como monedas, que se recubren en cuero, con el fin de facilitar su manipulación y tienen colores para diferenciar entre ellos la polaridad de cada uno.

Se ha comprobado la eficacia en los casos de trastornos del sueño, que terminan impidiendo que las personas descansen de manera adecuada, con lo que su nivel inmunológico desciende, haciendo que se hallen en una situación más vulnerable ante la posibilidad de virus y bacterias. Estos trastornos del sueño, se tratan con el biomagnetismo médico, combatiendo los microorganismos que afectan el sistema nervioso central, los que producen enfermedades más complejas en los nervios.

Su eficacia para el tratamiento de la apnea del sueño, que es la cesación de la respiración de forma recurrente durante la noche; para el bruxismo que es el rechinar y apretar los dientes durante el sueño y que está considerado como uno de los síntomas claros del estrés y de la incapacidad para descansar en la noche apropiadamente; para el síndrome de piernas inquietas que es la necesidad de mover continuamente las piernas después de acostarse o durante el sueño, dificultando la obtención de un sueño reparador y por supuesto, ayuda a combatir el insomnio cuando esté se presenta por estados de estrés agudos.