Beneficios de los masajes

En la actualidad los masajes han sido muy popularizados en el occidente pero tienen una historia muy antigua, ya que en las culturas más antiguas ya habían encontrados las bondades de los masajes para sus ciudadanos más ilustres. Beneficios de los masajes

La aplicación de masajes en el cuerpo, es mucho más que una simple práctica de belleza y relajación; este proceso que hoy en día se relaciona con estética y bienestar, es un asunto de salud.

Ya desde antiguas civilizaciones se acostumbraba a tener sesiones de masajes, como los antiguos egipcios o durante el Imperio Romano, que buscaban sus efectos relajantes, pero se les atribuía también otros beneficios más relacionados con la salud directamente.

Hoy en día la práctica de masajes está muy difundida en el mundo entero y con “la cultura del cuerpo” tan extendida en cualquier latitud, se han popularizado de manera amplia. Igualmente este redescubrimiento, por llamarlo de cierta manera, de los beneficios de los masajes, también ha favorecido el rescate de costumbres tradicionales alrededor de los masajes o directamente como tipos de masajes. Cualquier spa, centro de estética y salud corporal o clínica de descanso, los tiene incluidos en su menú de oferta de servicios y la competencia está orientada es a la prestación del tipo de masaje, propiamente dicho.

Esta popularización también corresponde al incremento de los niveles de estrés a los que están sometidos la mayoría de los seres humanos, bien sea por las condiciones laborales tan demandantes en tiempo y dedicación, como por las características de la mayoría de las ciudades que se habitan, que marcan ritmos de vida muy acelerados; esta aceleración y agitación ocasiona el estrés y como consecuencia, tensiones musculares, tensiones emocionales y psíquicas. La persona sometida a un estado de estrés permanente endurece su masa muscular y por lo tanto su capacidad de descanso se ve afectada, por eso un buen masaje puede ser una solución en estas situaciones.

  • Los masajes contribuyen a combatir el sobreesfuerzo muscular que genera el estrés, contrarrestando el desequilibrio y permitiendo que la persona encuentre una relajación agradable.
  • La contracción muscular es el mejor indicativo del estrés, así como los trastornos de sueño; los músculos se endurecen y provocan tensiones que pueden ser muy dolorosos. El masaje permite que se recupere la elasticidad muscular, así como la flexibilidad.
  • La acción física de los masajes, provoca un efecto relajante inmediato, así como un efecto sedante, estimulante y analgésico, por lo que muchos profesionales de la medicina los recomiendan en enfermedades degenerativas como la fibromialgia, la osteoporosis, la artrosis y la artritis.
  • Como produce una limpieza de los conductores que secretan las glándulas sudoríparas y sebáceas, facilita la respiración y absorción cutáneas, produciendo un mejoramiento en la piel.
  • Son una excelente forma de combatir el cansancio, el agotamiento y la fatiga.
  • Son estimulantes del equilibrio energético.
  • Son también estimulantes de la nutrición de los tejidos al producir reflejos vasodilatadores sobre vasos linfáticos y sobre las venas.