Apnea del sueño

La apnea del sueño consiste en la interrupción completa del flujo nasobucal y se clasifican en la obstructiva y la central, siendo dos padecimientos muy frecuentes en todas las edades. Apnea del sueño

El trastorno conocido como apnea del sueño consiste en la interrupción completa del flujo nasobucal y se clasifican en la obstructiva y la central. 

La apnea obstructiva se caracteriza por una obstaculización en las vías respiratorias ocasionada por el crecimiento anormal de algunos órganos, como la campanilla, la lengua o la parte que rodea el paladar largo, convirtiéndose en un impedimento para que el aire pase y esto es lo que causa el ronquido. La posición para dormir hace que la dificultad se haga evidente. 

Cuando el ronquido se presenta más seguido y la obstaculización para el paso del aire es completa es justamente cuando se presentan las apneas. Hay individuos que dejan de respirar 10 veces en un ahora, lo que se considera una afectación leve; otra dejan de respirar 20 veces en una hora que puede considerarse aceptable, pero hay otros que dejan de respirar más de 30 veces por hora, lo que ya está considerado una afectación severa. El máximo que se ha hallado a nivel de investigación fue el caso de una persona que dejaba de respirar 100 veces en una hora.

La apnea central consiste en un desorden más ocasionado por una disfunción de los centros respiratorios, a nivel del sistema nervioso central. Este sistema, que es el cerebral, es el que regula las actividades respiratorias y cardiaca, emitiendo una señal; cuando no se emite la señal, pues se deja de respirar. El caso más grave y más conocido de este tipo de trastorno es el que se presentan en bebés, que fallecen por muerte súbita infantil, sencillamente porque el cerebro no emitió la señal para respirar, lo que representa una alteración de tipo de apnea central.

Uno de los síntomas más comunes, es que al día siguiente, las personas que sufren algún tipo de apnea se sienten cansadas o tienen mucho sueño. El paciente roncador deja de respirar y esto impide que tenga una buena noche de sueño reparador y los ronquidos se pueden producir por sobrepeso, por el consumo de alcohol o por ingerir medicamentos para el sueño, lo que aumenta el problema de fondo, que es la obstrucción del aire.

Lo más importante en el caso de los roncadores es prestarles mucha atención: si el ronquido va con el ritmo de la respiración es lo que se llama trastorno primario, pero si hay dos, tres y cuatro ronquidos y luego viene un silencio, significa que la persona dejó de respirar y eso va acompañado de movimientos del paciente, con dos o tres ronquidos fuertes y nuevamente se detiene la respiración, es que sufre de algún tipo de apnea.