Dormir

Cuantas horas se debe dormir al día

Uno de los dilemas más frecuentes es la cantidad de horas recomendadas para que un ser humano descanse, teniendo siempre la condición de relatividad acorde a la edad de la persona, así como también a las condiciones climáticas y geográficas en las que vive cada ser humano.

Siempre se ha dicho que el promedio adecuado de horas por día que debe dormir un adulto es de ocho horas; en ese tiempo, el cuerpo y la mente alcanzan a recuperar el desgaste energético producido por la jornada diaria de actividades, al mismo tiempo que obtienen el descanso necesario para realizar las actividades normales que desarrolla. 

Se podría decir que esto es lo básico que se espera de un sueño reparador, pero sin lugar a dudas, existen otros beneficios en el funcionamiento interno del cuerpo, que se consiguen mediante el sueño nocturno. Sin embargo, en una reciente publicación de la revista Archives of General Psichiatry, se afirma según un nuevo estudio hecho, que el nuevo promedio de sueño para un adulto son siete horas, lo que desmitificaría la teoría que decía que debían ser ocho horas. 

Esta disminución en la cantidad de horas promedio que debe dormir un adulto, está basado en una investigación que se realizó por un periodo de tiempo de seis años en los que se estudió a más de un millón de personas durante su descanso nocturno y los resultados obtenidos a grandes rasgos fue que las personas que duermen siete horas cada noche, tienen una tasa de mortalidad menor que aquellas que duermen menos de seis horas y de las que duermen ocho horas o más.

Si bien, estas afirmaciones se pueden tomar con sorpresa, lo más indicado es analizar individualmente cada persona y cada caso, puesto que las características fisiológicas, orgánicas, emocionales, laborales y ambientales son distintas, además de las condiciones del entorno en el que se desempeña cada persona. Estos factores enumerados, más la edad, por ejemplo, marcarían una amplia diferenciación que no se puede desconocer. 

Incluso factores socio-culturales y climáticos pueden afectar ostensiblemente las horas de descanso de cada persona. Un ejemplo claro de esta diferencia es el caso de un bebé, que duerme en promedio unas 16 horas por día, ya que necesita toda esa carga energética para crecer o el caso de una mujer embarazada que requiere muchas horas de sueño, ya que el feto está creciendo y le demanda mayor descanso o el caso de los deportistas de élite cuando están sometidos a torneos internacionales con partidos muy continuos y que requieren largas horas de sueño. 

Igualmente no es lo mismo vivir en la altura de la ciudad de La Paz, en Bolivia que se encuentra a algo más de 3600 metros sobre el nivel del mar, que vivir en Barcelona, España, que se encuentra a orillas del mar Mediterráneo y no es lo mismo vivir en Ciudad de México que cuenta con más de 20 millones de habitantes que vivir en la ciudad de San José de Costa Rica que cuenta con una población de algo más de dos millones de habitantes. Estas diferencias demuestran que tener un solo promedio para toda la población del mundo, no es lo más indicado, aun cuando los médicos siguen defendiendo el promedio de ocho horas por día.

No hay comentarios.

Dejar un comentario
Connect with Facebook
Nombre (requerido)
eMail (no será publicado) (requerido)
Web (ejem: http://www.infodescanso.com)